Manual de Baterías

EQUILIBRIO DE LA ENERGIA

Este concepto significa sencillamente que la capacidad de la batería y su habilidad para almacenar energía, deben estar en equilibrio con los requerimientos eléctricos del vehículo, donde se ha de instalar.
 
El método más seguro y confiable para determinar el equilibrio adecuado de corriente, es consultar las especificaciones que se muestran en el manual del vehículo, o los catálogos de aplicación que se publican anualmente. Dichas especificaciones han de tenerse en cuenta en la venta de batería de repuesto.
 
La lección en torno al “Equilibrio de Energía”, es nunca instalar un acumulador de capacidad menor como reemplazo en un Vehículo. Compare la capacidad de la batería con los requerimientos eléctricos del vehículo.
 

Tiempo de Uso:

El deterioro normal acompaña el avance del tiempo. La repetición del ciclo de carga-descarga desgasta lentamente el material activo de las placas, hasta que se llega al punto en que la superficie de la placa disponible para que se lleve a cabo la reacción con el electrolito, no es suficiente para restaurar la capacidad total de la batería.
 

Causa de descarga en baterías:

Muchas veces, un sistema eléctrico defectuoso, afecta las condiciones de la batería. Una batería en buenas condiciones que está constantemente descargándose, es generalmente un problema que puede deberse a una o más condiciones descritas a continuación:
 
Accesorios eléctricos que se dejan encendidos.
 

 

Sobrecarga o insuficiencia de carga:

Un suministro excesivo o insuficiente de carga, puede causar serios daños a la batería. Esto se aplica tanto para el sistema de generación propia del vehículo, como para las fuentes externas de emergencia, como los cargadores para batería.
 

La Sobrecarga provoca:

1. Rápida corrosión de las placas positivas.
2. Calor, lo que intensifica la reacción química normal, originando un envejecimiento prematuro de todos los componentes.
3. Deformación de las placas positivas y daños a los separadores.
4. Derramamiento del ácido, lo cual reduce el nivel del electrolito y ocasiona daños en el entorno de la batería
5. Pérdida excesiva de agua por evaporación.
 

La insuficiencia de carga provoca:

1. Grandes depósitos de sulfato de plomo en las placas, lo que afecta la reacción electroquímica normal. Esto debería ocurrir, cuando la batería está cargada.
2. Acumulación de depósitos de plomo en los separadores, lo que origina cortocircuitos entre placas positivas y negativas.
3. Bajo contenido de ácido en el electrolito, lo que incrementa las posibilidades de congelación en temperaturas muy frías.
4. Una batería descargada.
 

Uso de una batería de baja capacidad:

La instalación de una batería con una capacidad menor a la especificada por el fabricante, causa inevitablemente frecuentes descargas, incapacidad para funcionar en condiciones frías y fallas prematuras de la batería.
 

Vibración excesiva:

Muchas de las fallas prematuras en la batería, se deben a la vibración excesiva (falta de sujetadores y/o mala función en la suspensión del vehículo). En la mayoría de los casos, el daño por vibraciones, es el resultado de la mala fijación de la batería a su base, o por conducir en terrenos accidentados o sin pavimentar.
La vibración sacude el material activo de las placas, provocando su desprendimiento y su acumulación en la parte baja de la batería. Los tornillos del sujetador para la batería deben estar lo suficientemente apretados para evitar su movimiento.
Sin embargo, si los tornillos están excesivamente apretados, pueden causar puntos de tensión, lo que a su vez, tiene como resultado, tapas y cajas rotas.
 

Revisión Periódica de Cableado:

La batería está conectada al chasis y al motor por un terminal a tierra y por otro cable a la terminal “viva” conectada a la marcha o arranque. Es importante revisar su estado periódicamente porque están sujetos a desgastes y corrosión.
Si los cables de la batería no son capaces de conducir la corriente eléctrica necesaria, NO
podrá operar satisfactoriamente el sistema eléctrico.